Enemigos jurados: Israel se aproxima peligrosamente a Irán

Denis Lukyanov

Azerbaiyán, un país musulmán y nación túrquica que tiene estrechos lazos con Turquía, al mismo tiempo mantiene buenas relaciones con Israel. La configuración política en Oriente Medio es mucho más difícil de lo que puede parecer a primera vista. Irán y Armenia también están en el juego y la situación entre todos jugadores se está agravando.

Las raíces de las tensiones políticas en Oriente Medio entre Teherán y Tel Aviv se remontan a principios de la década del 2000 cuando las autoridades israelíes y las azerbaiyanas sentaron bases para la cooperación técnico-militar. Azerbaiyán buscaba modernizar su Ejército tras la amarga derrota en la primera guerra de Nagorno Karabaj que tuvo lugar entre 1988 y 1994. Bakú se comprometió a hacer todo lo posible para ganar la revancha.

Las autoridades azerbaiyanas hicieron fortuna en la venta de petróleo. El país tiene riquísimos yacimientos cerca de sus costas en el mar Caspio y usó el dinero ganado de la venta del crudo para desarrollar el país y modernizar el Ejército.

Israel, entretanto, se convirtió en uno de los principales socios de Azerbaiyán y en uno de sus mayores suministradores de armas y otros materiales bélicos. Esto, como era de esperar, empezó a preocupar al vecino Irán.

El fortalecimiento de Azerbaiyán preocupa a la república islámica porque en Irán viven entre 10 y 15 millones de azeríes. Teherán teme que Bakú pueda instigar movimientos separatistas en su territorio. Los persas están dedicados a preservar la integridad territorial de su país y las acciones de los azerbaiyanos son consideradas una amenaza directa por el país mutliétnico que es la República Islámica de Irán.

Azerbaiyán, en una encrucijada geopolítica

Otro gran problema es el creciente papel de Israel en los umbrales del país persa. Israel es el archienemigo de Irán, pero, afortunadamente para ambos, están separados uno de otro por dos países, Siria e Irak: justo por eso hasta ahora se ha podido evitar un conflicto armado directo entre Tel Aviv y Teherán. Hoy los israelíes se están acercando peligrosamente a Irán, lo que le preocupa a los líderes de Teherán.

Ahora que Israel está cooperando con Azerbaiyán, el país que comparte una frontera con Irán, los persas se están preparando para un agravamiento de la situación. Curiosamente, Azerbaiyán tiene relaciones fraternas con Turquía: el lazo entre los dos es muy fuerte a pesar de que sus habitantes profesen diferentes ramales del islam. Pero aunque para los turcos los israelíes son enemigos, este no es el caso para los azeríes.

Azerbaiyán, armado en gran medida por Israel, demostró que sus tropas están preparadas para el combate. Bakú usó su potencial militar para derrotar a Armenia en la guerra de Nagorno Karabaj de 2020. A pesar de que Irán no estuvo directamente involucrado en el conflicto, parecía que Teherán era solidario con Armenia porque tener cerca a un Azerbaiyán fuerte iba, y todavía va, en contra de los intereses nacionales iraníes.

Aún así, es poco probable que Israel y Azerbaiyán cooperen para asestar un golpe contra Irán juntos o que conspiren contra la seguridad iraní de manera directa. Esto se debe a que las relaciones entre Bakú y Teherán en la etapa actual son relativamente pacíficas y ninguna de las partes quiere arriesgar a dar comienzo a un conflicto fronterizo.

Al mismo tiempo, Israel podría tratar de usar Azerbaiyán como una plataforma para su complot contra Irán. La pregunta es si Bakú está dispuesto a sacrificar su relación neutral con el Estado persa en aras de sellar una alianza militar con el país hebreo.

En cualquier caso, esto parece ser una mala idea porque incluso juntos, Israel y Azerbaiyán, con toda probabilidad no podrán lidiar con el potencial militar iraní. Así, ahora Azerbaiyán llegó a una encrucijada geopolítica.

Las tensiones diplomáticas como el daño colateral

Mientras tanto, Irán sospecha que los militares israelíes ya están en el Cáucaso, cerca de su frontera, al lado de los azeríes. Bakú ya rechazó oficialmente esta información. La portavoz de la Cancillería azerí, Leyla Abdullayeva, dijo el 4 de octubre, que las acusaciones de Teherán eran infundadas.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, por su parte, criticó fuertemente las maniobras militares que Irán celebró en el noroeste de su territorio, cerca del límite azerí. El líder azerbaiyano se preguntó: “¿Por qué ahora y por qué en nuestra frontera?”.

El canciller iraní, Husein Amir Abdolahian, citado por la agencia persa Mehr News, explicó que los ejercicios “se realizaron dentro de Irán por las Fuerzas Armadas iraníes” y agregó que “su mensaje era paz, amistad y seguridad para la región”.

El ministro de Exteriores persa también criticó a Azerbaiyán por su cooperación con Israel y por sus maniobras militares cerca de las fronteras de Irán. Curiosamente, el ministro iraní hizo estas declaraciones durante su reunión con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en Moscú. La retórica del diplomático iraní en relación a Bakú fue bastante fuerte.

“No toleraremos en absoluto cualquier cambio geopolítico o cambios del mapa del Cáucaso, y tenemos serias preocupaciones con respecto a la presencia de los terroristas y los sionistas en la región”, rezó Amir Abdolahian.

Las relaciones entre Bakú y Teherán siguen tensas y estas recientemente fueron agravadas por la decisión azerbaiyana de imponer aranceles aduaneros sobre los conductores iraníes de los camiones que se dirigen a Armenia. Por eso, la conclusión lógica sería esperar que el antagonismo entre los países involucrados en ese conflicto vaya en aumento.

Deja una respuesta

12 − 6 =