En Siria, Rusia e Irán observan cómo Arabia Saudita y China entran en escena

Por: Zvi Bar’el

Un gran revuelo se desató en Siria esta semana tras la publicación de un breve vídeo en el que se muestra a Hussam Katerji, un parlamentario y uno de los hombres de negocios más prominentes del país, bajando de su avión privado y subiéndose a un todoterreno con sus escoltas armados. El vehículo estaba flanqueado por dos columnas de soldados sirios que lo saludaban.

Ni siquiera el presidente recibe tal convoy”, escribió alguien en el hilo de comentarios bajo el video. “Hay parlamentarios que ni siquiera tienen coche y tienen que tomar el autobús para ir al trabajo”, añadió alguien.

En el parlamento también se encendieron los ánimos “en un momento en que el país está en crisis económica y se está matando gente”, como dijo un diputado. Katerji recibió el mensaje y anunció que estaba dispuesto a pedir disculpas a la nación, al presidente y al parlamento.

Katerji, de 37 años de edad, es el jefe del Grupo Katerji, compuesto por una docena de empresas en industrias como la construcción, los textiles y el petróleo.  Hijo de un sastre pobre que abrió una fábrica textil en Raqqa, se estima que Katerji vale más de mil millones de dólares.

Dos de los hijos del sastre, Baraa y Hussam, se dedicaron a los bienes raíces, y gracias a sus vínculos con la familia Assad y a los lazos que construyeron con los líderes tribales en torno a Raqqa (que más tarde se convirtió en la “capital” del Estado Islámico en Siria), su negocio floreció. Pudieron tomar el control de los sitios históricos y obtuvieron permisos ilegales para construir en ellos. También se apropiaron de edificios y tierras que vendieron para obtener un beneficio considerable.

Cuando comenzó el levantamiento civil en Siria en 2011 y se produjo una escasez de harina, los hermanos Katerji aprovecharon la oportunidad y firmaron acuerdos para comprar trigo y harina a los kurdos que controlaban las provincias del norte, el granero del país. Cuando el Estado Islámico se hizo cargo de parte de esta región, el Grupo Katerji continuó con sus acuerdos de adquisición de granos, esta vez con el Estado Islámico. Más tarde, también hizo tratos con el grupo terrorista para adquirir petróleo de los grandes campos que estaban bajo el control de ISIS.

Hace tres años, la administración estadounidense impuso sanciones a Katerji y sus empresas, pero esto no impidió que el empresario pasara a importar productos de Turquía y otros países a través de Turquía. Ahora que el Estado islámico ha sido derrotado y las milicias curdas han tomado su lugar en los campos petroleros y los cruces fronterizos, Katerji ha cambiado de proveedores y compra petróleo curdo para el gobierno sirio.

Mazloum Abdi, el comandante de las milicias kurdas, ha confirmado que su organización, que controla los grandes yacimientos petrolíferos, incluido Al-Omar, el mayor de Siria, está vendiendo petróleo al régimen a pesar de las sanciones estadounidenses que prohíben las exportaciones de petróleo a Siria. Evidentemente, los estadounidenses no tienen ningún problema con que los kurdos vendan petróleo a Bashar Assad, porque si quisieran, las fuerzas estadounidenses estacionadas cerca de los campos podrían bloquear este comercio, una importante fuente de ingresos para los kurdos.

Los kurdos y el grupo Katerji podrían ahora enfrentarse a la competencia de varios otros jugadores poderosos que tienen sus ojos puestos en el petróleo de Siria. Arabia Saudita recientemente recibió una delegación de kurdos en Riad para “una reunión de apoyo y para conocerse mutuamente”, como lo describieron los medios kurdos sirios.

Los kurdos y Arabia Saudita no necesitan conocerse realmente. El año pasado, Riad anunció una donación de casi 100 millones de dólares a las fuerzas kurdas, y en los últimos años, altos funcionarios sauditas han visitado las zonas kurdas. La ayuda saudita no surgió de un repentino impulso filantrópico; fue un “gesto” a petición de la administración Trump, pero ahora parece ser una sabia inversión financiera.

Pavimentando el camino de Riad

Como parte de la ayuda estadounidense a los curdos, el gobierno quiere explorar la posibilidad de que Saudi Aramco abra campos petroleros kurdos. Pero incluso si Aramco asume esta tarea, tendrá que venderle el petróleo a alguien, y en este momento el régimen sirio parece ser el cliente más realista; después de todo, estos son campos sirios que serán transferidos al régimen el día que se logre una solución diplomática.

Dado que tal solución todavía no está en ningún lugar del horizonte, especialmente ahora que las reuniones del comité constitucional sirio en Ginebra no han dado más que resultados, Arabia Saudita está buscando formas de reparar sus relaciones con Siria. Según los informes de los medios de comunicación (que han sido negados por Riad), Arabia Saudita tiene la intención de reabrir su embajada en Damasco ahora que los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán han reanudado las relaciones y reabierto los consulados en la capital siria.

La perforación petrolera saudí en Siria no es la gran promesa económica que el reino anhela, pero un punto de apoyo en los campos petroleros podría allanar el camino de Riad hacia la arena diplomática donde Turquía, Irán y Rusia son ahora los únicos actores. No fue una coincidencia que el rey Salman declarara en noviembre que “Turquía está violando la soberanía de Siria” y que la solución en Siria es que todas las fuerzas iraníes se vayan. Husam Louka, el jefe de los servicios de inteligencia sirios, visitó recientemente Riad, y una delegación de periodistas sirios visitó Arabia Saudita y se reunió con periodistas saudíes, aunque no con ningún funcionario del gobierno.

Arabia Saudita, que se opone a la invasión turca de las provincias kurdas, considera que Turquía es un país muy hostil, especialmente debido a sus estrechos vínculos con Qatar, donde Turquía tiene una base militar. Como parte de las condiciones de Riad para la reconciliación con Qatar, está exigiendo la eliminación de la base. Qatar, que le debe a Turquía por haberla rescatado con ayuda hace dos años cuando tres Estados del Golfo, Arabia Saudita, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, además de Egipto la bloquearon, ha dicho que no tiene intención de perjudicar sus relaciones con Turquía.

Pero los últimos intentos de reconciliación podrían exigir un precio diplomático a Qatar. Rusia, que tiene la mayoría de las concesiones para el desarrollo de los campos petrolíferos de Siria, no estaba satisfecha con la intervención saudí. Ve las concesiones como parte de su recompensa por su masiva ayuda a Siria que fue crucial para permitir que Assad retomara la mayor parte del territorio tomado por los rebeldes.

Rusia anunció recientemente que planea invertir 700 millones de dólares en Siria en los próximos cuatro años, incluyendo 500 millones de dólares para el desarrollo y la expansión del puerto de Tartus, que se utiliza como base naval rusa. Los otros 200 millones de dólares son para la construcción de una planta de fertilizantes. Una inversión de esta magnitud muestra que Moscú planea seguir utilizando a Siria como una base avanzada en el Medio Oriente y el Mediterráneo, mientras que la expansión del puerto aparentemente también está destinada a convertirlo en un centro logístico para el comercio ruso.

La adquisición económica de Siria por parte de Rusia empujó a Irán a los márgenes de los proyectos económicos que esperaba reclamar a cambio de su sacrificio de vidas así como de inversiones militares y civiles. Siria recibió de Irán líneas de crédito por más de 7.000 millones de dólares, pero su colosal deuda con Teherán se estima en 34.000 millones de dólares. Siria no sólo no tiene ninguna manera de pagar, sino que también ha paralizado a Irán con promesas de entregarle proyectos como la construcción de una tercera red celular y una red eléctrica. Durante la guerra se firmaron contratos y memorandos de entendimiento entre los dos países, pero muy pocos se han implementado.

Irán tiene acuerdos para abrir sucursales de bancos iraníes en Siria y un compromiso sirio para conceder a las empresas iraníes tierras y permisos para construir decenas de miles de apartamentos. Assad recientemente dijo a sus ministerios que otorgaran proyectos a compañías iraníes sin un proceso de licitación. Pero dada la grave situación económica de Irán, es poco probable que Teherán tenga los medios para abrir nuevos bancos iraníes o hacer construcciones masivas.

Cazando a Pekín

Mientras tanto, un nuevo jugador ha aparecido en la escena económica siria. Esta semana, Bashar Assad dijo a la cadena de televisión china Phoenix Television que ofreció a China seis proyectos de inversión como parte de su Iniciativa de Cinturón y Carreteras que implica miles de millones de dólares en proyectos de infraestructura. Según Assad, China prometió decidir cuál de las propuestas se ajusta mejor a su estrategia, a pesar de que Siria no está geográficamente en el mapa del Cinturón y la Carretera.

La presencia china sólo está en la etapa de exploración, y tradicionalmente China no invierte en regiones y países que están en guerra (salvo para la venta de armas). Pero la publicidad que Assad ha dado a sus conversaciones con los chinos está destinada a los oídos de rusos y estadounidenses – si Washington cree que puede castigar a Assad con sanciones, podría tener un amigo que le ayudara a evitar estas medidas. Y si Rusia piensa que Assad depende completamente de él, bueno, aquí hay un potencial fuerte competidor.

Pero la capacidad de maniobra de Assad entre China y Rusia, y entre Arabia Saudita e Irán, podría ser detenida de plano por la ley aprobada el martes por el Senado de Estados Unidos (después de la aprobación de la Cámara de Representantes). La administración puede ahora imponer sanciones a cualquiera que esté involucrado en el daño a civiles sirios.

La ley se conoce como la Ley de Protección Civil de Siria César, tomando el nombre en clave de un oficial de policía sirio que desertó en 2013 y reveló 50.000 fotografías que muestran crímenes de guerra en Siria. La ley permite a la administración imponer sanciones a las empresas y países extranjeros que han ayudado al régimen sirio en sus operaciones contra los civiles.

Ahora será interesante ver cómo Donald Trump concilia la ley con las ventas de petróleo kurdo al régimen de Assad, y si enfrentará a Rusia por sus inversiones en Siria o exigirá que China renuncie a su abrazo al país.

israelnoticias.com/editorial/siria-rusia-iran-arabia-china

Deja una respuesta