El cambio climático podría provocar que Rusia “vuelva a ser grande”

Por Erich Allende

La crisis climática se está convirtiendo gradualmente en una realidad. Enormes extensiones de tierra alrededor del mundo se están volviendo áridas, las poblaciones humanas se ven obligadas a emigrar, especies enteras se están extinguiendo y los fenómenos naturales extremos están ocurriendo cada vez con mayor frecuencia.

Tanto los científicos como los líderes políticos están profundamente preocupados por el peligro que se cierne sobre la continuación de la vida en la Tierra. Pero otros tienen una visión diferente de los acontecimientos. Cada crisis es una oportunidad, creen, y de hecho, para Rusia la crisis climática constituye una oportunidad de oro.

Hace una década, los geólogos estimaron que el 30 por ciento de las reservas mundiales de gas natural y el 13 por ciento de sus depósitos de petróleo estaban atrapados bajo los témpanos de hielo del Círculo Polar Ártico, junto con minerales raros y otros recursos valiosos. A medida que el aumento de la temperatura derrite los témpanos, no sólo se podrá acceder a esos recursos, sino que, como dijo el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en mayo, “las reducciones constantes del hielo marino están abriendo nuevos pasillos y nuevas oportunidades para el comercio”. Esto podría reducir potencialmente el tiempo que se tarda en viajar entre Asia y Occidente hasta en 20 días. “Las rutas marítimas del Ártico podrían convertirse en los canales de Suez y Panamá del siglo XXI”.

Un informe de 2014 de un comité de la ONU reveló que alrededor del 80 por ciento del comercio mundial se realiza a través del transporte marítimo, y que el Canal de Suez sigue siendo la principal ruta comercial marítima entre Europa y Asia Oriental. Sin embargo, el uso generalizado de la ruta nororiental en el Océano Ártico para el transporte marítimo reducirá en un tercio la distancia entre Europa y el Lejano Oriente. Además, la ruta noroeste en el Océano Ártico acortará la distancia entre Asia y Norteamérica en casi un 20 por ciento, creando una alternativa al Canal de Panamá. Los principales beneficiarios de esta evolución serán los países con puertos en el Mar del Norte y el Mar Báltico, en particular Rusia.

Un estudio examinó un escenario extremo: las rutas marítimas del Ártico que funcionan todo el año. Predijo que aproximadamente dos tercios del comercio que pasa por el Canal de Suez se desviaría a las nuevas rutas marítimas. En cualquier caso, el derretimiento de los icebergs del Ártico abrirá cada vez más las rutas comerciales desde las costas septentrionales de Rusia hasta Asia oriental, con grandes implicaciones para el comercio mundial. Es fácil prever que una gran proporción de las exportaciones chinas a Europa se envíen a través de Rusia. Esto también facilitaría a Rusia el envío de sus propios productos, lo que daría a Moscú una ventaja sobre sus competidores occidentales.

Una ventaja para China

Los icebergs se están derritiendo. El pasado mes de mayo se midieron temperaturas de 29 grados centígrados en el Océano Ártico, 17 grados más altas que el promedio de la época estival en esa región. Junio de 2019 fue el mes más caluroso desde que comenzó el registro de temperaturas en 1880, antes de que llegara julio y rompiera ese récord, por lo que la tendencia es clara: el clima de la Tierra está cambiando al ritmo más rápido desde los albores de la humanidad. Incluso si todos los países del mundo hicieran un cambio completo hacia la energía renovable, seguiría habiendo un aumento de la temperatura de 1.5 grados. A la luz de esto, muchos investigadores creen que para el año 2024 la reducción de la cantidad de hielo en el Océano Ártico permitirá la libre circulación de buques que sólo transporten equipos ligeros para romper el hielo.

No es de extrañar entonces que en mayo en Finlandia, en una reunión del Consejo Ártico, un organismo intergubernamental de ocho países, Pompeo describiera el desastre ambiental que se está desarrollando cerca del Polo Norte como “una arena de poder y competencia global” sobre extensos recursos que incluyen gas natural, petróleo, minerales y peces. Parece que todo el mundo está lanzando miradas codiciosas al océano de hielo que desaparece. Junto con una creciente presencia militar en la región por parte de Estados Unidos, Canadá y Francia, incluso los chinos esperan pisar la puerta del Ártico mientras crean su ruta contemporánea de la seda, su Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, y sus barcos han sido avistados en la región.

Hemos visto que el hielo del Círculo Polar Ártico se está derritiendo y que la navegación comercial ya está utilizando el pasaje nororiental”, dice Arne Bardalen, del Instituto Noruego de Investigación sobre Bioeconomía, un experto en agricultura, seguridad alimentaria y cambio climático que trabaja como asesor especial de varios comités gubernamentales.

“A medida que el cambio climático continúa”, señala Bardalen, “se estima que habrá períodos cada vez más largos durante los cuales la navegación comercial podría pasar por ese paso. China, por ejemplo, está muy interesada en estas posibilidades, que podrían abrir nuevas rutas comerciales y de transporte a los mercados europeos. Creo que esto tendrá consecuencias importantes para el comercio mundial; se reducirán los costos de transporte y aumentará, por ejemplo, la disponibilidad, y, por tanto, la competitividad de los productos procedentes de China”.

Ese desarrollo, añade, “también tendrá impactos geopolíticos, por supuesto, a medida que más y más países busquen involucrarse en el Ártico, algo que los miembros del Consejo Ártico están siguiendo de cerca”.

Rusia, con el Polo Norte en su patio trasero, está trabajando para hacer realidad ese escenario de comercio mundial junto con los chinos y, en algunos casos, en cooperación con ellos. En 2017, por primera vez, un petrolero ruso atravesó el Océano Ártico sin necesidad de rompehielos. Rusia ya ha reforzado su presencia civil en la región y su presencia militar ha alcanzado un nivel no visto desde la Guerra Fría. Las bases militares abandonadas tras el colapso de la Unión Soviética han sido renovadas y dotadas de nuevo personal; según el Ministerio de Defensa de Rusia, se han construido 475 nuevas instalaciones militares en la zona desde 2012. Recientemente se estableció una nueva brigada polar, y el pasado mes de abril el periódico Izvestia informó que, para finales de 2020, el sistema de defensa aérea más avanzado de Rusia, el sistema de misiles S-400, se desplegará a lo largo de las costas del Océano Ártico y en varias islas de la región.

En abril, un mes antes de que se reuniera el Consejo Ártico, el Foro Internacional del Ártico, un organismo dominado por Rusia y compuesto por representantes de varios gobiernos, científicos, empresarios y grupos internacionales- se reunió en San Petersburgo, con la presencia de los primeros ministros de Suecia y Noruega y de los presidentes de Finlandia e Islandia. En el evento, el presidente ruso Vladimir Putin anunció una nueva estrategia para el desarrollo de la región. Ya este año, anunció el despliegue de tres rompehielos nucleares allí. Según fuentes oficiales en Moscú, se ofrecerán exenciones fiscales a quienes inviertan en la zona, se construirá un nuevo puerto cerca de la terminal de gas natural de Sabetta, en la costa rusa del Océano Ártico, y una línea ferroviaria conectará ese puerto con el interior.

Todo esto forma parte de un plan ruso más amplio diseñado para desafiar el mapa del comercio mundial tal y como se está elaborando a través de las decisiones políticas de Occidente, encabezado por los Estados Unidos. Putin no tiene la cantidad de recursos que posee su vecino superpotencia del este, pero el conejo en su sombrero es el calentamiento global mismo. Más allá de las nuevas rutas comerciales que podrían abrirse, Rusia también se beneficiará de otra manera del calentamiento del planeta: la accesibilidad a la tierra para la producción agrícola.

Un informe de 2018 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación reveló que para 2050, la producción agrícola en Europa Occidental podría disminuir en un 2.9 por ciento y en la India en un 2.6 por ciento con respecto a los niveles de 2018. Al mismo tiempo, se espera que el aumento de las temperaturas aumente la producción agrícola en Rusia en un 0.9 por ciento.

Como dice George Rapsominikis, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, y uno de los autores del informe: “En países templados como Rusia, y en las regiones donde se encuentran la mayoría de los países desarrollados, el clima más cálido puede tener un efecto positivo en el rendimiento de los cultivos”.

Sesenta por ciento de la energía alimentaria en todo el mundo proviene de uno de los tres granos, maíz, trigo y arroz (que son también los tres cultivos más cultivados), mientras que un cuarto, la soja, es la fuente de proteínas de alrededor del 65 por ciento de todos los animales de granja del planeta, explica Rapsominikis. Debido a que se prevé que la producción agrícola en países relativamente “fríos”, como Rusia, aumentará, es probable que la centralización del comercio de los productos básicos se agudice. “Esperamos que los países que se ven gravemente afectados por el cambio climático tengan que aumentar sus importaciones, y eso podría afectar a sus economías”, añade.

Como señala Bardalen, “El riesgo de la concentración agrícola es que los grandes exportadores puedan utilizar los alimentos y la agricultura como una herramienta política y estratégica en conflictos políticos y guerras comerciales”.

Conquista por cultivos

Mientras tanto, Moscú prepara activamente el terreno para el futuro. Según Stephen Wegren, experto en agricultura rusa que enseña en el departamento de ciencias políticas de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, los rusos se encuentran ahora en una “coyuntura crítica”. Sus dirigentes afirman que “han alcanzado la seguridad alimentaria y la autosuficiencia”: No producen todos los productos alimenticios que consumen, pero están consumiendo más de sus propios alimentos que nunca. Ahora su política ha evolucionado para incluir las exportaciones de alimentos. Quieren convertirse en una de las principales exportadoras de alimentos del mundo, una superpotencia agrícola”.

Ostensiblemente, con más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados de tierra cultivable, Rusia debería ser una “superpotencia agrícola”. A principios del siglo XX, por ejemplo, era el mayor exportador de trigo del mundo. Sin embargo, los intentos de varios líderes soviéticos de introducir la agricultura colectiva generalizada resultaron ineficaces. La Unión Soviética se enorgullece de su independencia alimentaria, pero esto se ha logrado a pesar de la baja producción agrícola y de la escasa diversidad de alimentos para la población. En la década de 1970, los fracasos agrícolas obligaron a la Unión Soviética a importar cereales.

“Comencé a ir a la Unión Soviética a finales de la década de 1980”, recuerda el profesor Wegren, “y en ese momento la teoría no se ajustaba realmente a la realidad. Minimizaron el comercio con Occidente, pero eso no significó ser completamente autosuficiente. El pobre desempeño del sector agrícola, sin embargo, hizo necesario que compraran granos y maíz occidentales”.

Tras el colapso del bloque soviético, la superficie de tierra cultivable utilizada para fines agrícolas en territorio ruso se redujo de 900.000 kilómetros cuadrados a algo más de 730.000 kilómetros cuadrados. Los nuevos empresarios del país prefirieron invertir su tiempo y dinero en la perforación de petróleo y gas. Las granjas estatales de la era soviética fueron desmanteladas, y pocos terratenientes privados tenían suficiente capital para comprar equipo moderno que les permitiera competir en el mercado abierto. En cambio, muchos de ellos emigraron a Moscú y a otras ciudades en busca de un nuevo empleo y una nueva forma de vida.

“Hay que señalar que ningún otro país del mundo intentó democratizar e instalar el capitalismo al mismo tiempo. Rusia estaba probando algo muy especial, y podemos decir que tal vez no tuvieron mucho éxito”, dice Wegren.

Entonces Putin apareció en escena. A partir del año 2000, recentralizó el poder del gobierno federal y del Estado. Los precios del petróleo comenzaron a subir, por lo que tenía dinero para hacer cosas, como ofrecer subsidios y crear un programa de revitalización financiera que condonó deudas y multas para las granjas, lo que les quitó una enorme carga de encima. Creó un banco agrícola, un sistema de crédito. Escribió leyes sobre la hipoteca de tierras, como una forma de reunir capital, así que, básicamente, tenía un entorno económico completamente diferente en el que trabajar”.

A pesar del apoyo de su gobierno, los agricultores rusos inicialmente tuvieron dificultades para satisfacer las nuevas demandas, y el embargo económico que siguió a la anexión de Crimea hizo que la inflación local aumentara aún más. Pero ahora parecía que la apuesta de Putin había dado sus frutos. Aunque la economía rusa entró en recesión dos años después de la imposición de las sanciones, el gobierno redujo las importaciones de alimentos en un 40 por ciento entre 2013 y 2015.

El mes pasado, en el Foro Económico Rusia-África celebrado en Sochi, Putin declaró con orgullo que su país estaba exportando a África “más alimentos que armas”. De hecho, mientras que en 2010 los productos agrícolas generaron ingresos de 9.000 millones de dólares, en 2018, anunció el presidente, las exportaciones agrícolas ascendieron a 20.000 millones de dólares y este año alcanzarían los 25.000 millones de dólares.

Putin ha encargado al sector agrícola la tarea de alcanzar los 45.000 millones de dólares en exportaciones de alimentos para 2024. Si lo consiguen, se situarían entre los diez primeros exportadores del mundo”, dice Wegren. Pero incluso entonces, señala, la brecha entre Rusia y Estados Unidos, que encabeza la lista, seguiría siendo sustancial. Está de acuerdo en que es importante, sin embargo, considerar el tipo de cultivos. De hecho, los cereales -sobre todo el trigo- representan el 60 por ciento de los ingresos de exportación agrícola de Rusia. En 2017, Rusia pasó a Estados Unidos para convertirse en el mayor exportador de trigo del mundo, un título que Rusia también retuvo el año pasado.

Mientras tanto, no hay indicios de que los rusos pretendan dormirse en los laureles. Este año, Moscú asignó unos 300.000 millones de rublos (4.740 millones de dólares) de fondos públicos a la agricultura, incluidos 40.000 millones para el desarrollo de los mercados de exportación. De 2019 a 2024, entre 300.000 y 350.000 millones de rublos se destinarán a proyectos que fomenten estas exportaciones. A medida que la agricultura rusa sigue creciendo, el miedo a las repercusiones aumenta rápidamente. Como señala Wegren: “No hay ninguna duda de que, a medida que la producción agrícola de Rusia aumente, y su estatus como exportador aumente, estarán más inclinados a utilizar los alimentos como instrumento de política exterior, lo que significa que los utilizarán para tratar de coaccionar a otros estados para que cumplan sus órdenes”.

Según datos oficiales rusos, en 2017 el Estado exportó alimentos y productos agrícolas a más de 159 países de todo el mundo. En particular, Moscú ha puesto su mirada en los mercados de Asia Oriental y Oriente Medio. Sus empresas agrícolas aumentaron la producción de soja de 650.000 toneladas en 2007 a 3,6 millones de toneladas un año después. En los últimos años se han firmado acuerdos comerciales agrícolas no sólo con China, sino también con países como Japón, Vietnam y Mongolia. Este último importa más de 95 millones de toneladas de soja al año; los Estados Unidos representaban más de un tercio de esa cantidad antes del reciente inicio de una guerra comercial entre los dos países. Moscú no puede suministrar esa cantidad en su totalidad, pero se complace en ayudar a llenar el vacío, e incluso en arrendar extensas tierras de cultivo a las corporaciones chinas.

Sin embargo, no todo está saliendo a la luz con rosas. Rusia, que no aceptó los términos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático hasta finales de septiembre, en realidad se está calentando 2.5 veces más rápido que la media mundial, lo que naturalmente implica muchas desventajas. Un informe de 2018 del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Rusia afirma que el país se enfrenta a un “apocalipsis climático”. Ya se ha producido un aumento perceptible del número de incendios, tormentas, sequías e inundaciones en gran parte del país.

“La apertura de las rutas marítimas del Ártico podría tener beneficios a corto plazo, pero una vez que se tenga un comercio más frecuente a través de esos mares, el agua se calentará y los barcos que pasen por allí generarán emisiones de gases, el transporte marítimo es en realidad una enorme fuente de emisiones, causando una gran cantidad de contaminación atmosférica”, dice Elisa Lanzi, de la sede de la OCDE en París. Lanzi, economista principal de la organización, con más de una década de experiencia en su unidad medioambiental, añade que, aunque Rusia tendrá más tierras para la agricultura, “el hecho de que no haya nieve en el suelo también puede significar que ciertos virus [previamente congelados] podrían volver a propagarse. No todo lo que parece positivo, ni siquiera a corto plazo, lo es”.

Pero incluso según Lanzi y sus colegas de la OCDE, no podemos ignorar que el calentamiento global provocará muchos cambios en el comercio mundial. Y tal como están las cosas ahora, es muy posible que Putin pueda volver a transformar a Rusia en una superpotencia con sólo vender trigo, sin siquiera tener que recurrir a la fuerza militar.

 https://israelnoticias.com/editorial/cambio-climatico-rusia-artico/

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario