El arma secreta de China para intervenir el mercado monetario

Javier Benítez

Bitcoin activó las alarmas y a China se le encendió la lamparita. La excusa se sirvió en bandeja: la fuga de divisas que sufre el gigante asiático a causa de la criptomoneda. Y es que muchos inversores compraban Bitcoins en el mercado chino para venderlos en el extranjero, evitando así el límite de cambio de divisa foránea de 50.000 dólares al año.

Una medida que impuso recientemente Pekín. Hecha la ley, hecha la trampa. Pero China hace suyas las armas de su enemigo, y de paso puede dar un zarpazo en el comercio mundial.

Así, el Banco Popular de China está ultimando el lanzamiento de su propia moneda virtual, que sería la primera del mundo respaldada por un banco central, según informó la revista financiera Caixin. Con ello, rompería con los preceptos fundacionales de la criptodivisa.

El profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco Joaquín Arriola, analizó lo que esto significa.

«Que un banco central se plantee emitir una moneda de este tipo quizá responde a la coyuntura actual en la que se encuentra China y su comercio en particular con EEUU».

En este sentido, Arriola recuerda que «el presidente de EEUU Donald Trump le ha exigido, tanto a Alemania como a China, que revaloricen su moneda porque considera que están compitiendo y que se está generando un déficit comercial en EEUU con estos dos países que tienen una moneda excesivamente devaluada».

Pero Joaquín Arriola más allá de los árboles, ve el bosque. «Al buscar un mecanismo como puede ser una moneda virtual quizá lo que busca es intervenir en el mercado monetario, sin tener que intervenir directamente con el yuan o renminbi, que es la moneda nacional sobre la cual se calcula el valor de las exportaciones y las importaciones».

Por otra parte, para el profesor «el tema de las criptomonedas no está del todo claro. En última instancia hay que tener en cuenta que independientemente de que el dinero que emiten todos los bancos centrales sea un dinero virtual, porque en realidad ya no tienen ningún respaldo directo en oro, sí es cierto que el dinero que emiten los bancos centrales genera cierta garantía a la población, porque en última instancia está respaldado por las reservas del banco central, tanto en oro como en divisas».

Joaquín Arriola opina que «al introducir una moneda virtual no controlada por la autoridad monetaria, el valor real de esta moneda está sujeto a mucha especulación. Diríamos en realidad que no hay otra forma de determinar el valor que mediante la pura especulación, es decir, en última instancia la oferta y la demanda de la moneda. Esto puede generar la intervención de especuladores que hagan modificar drásticamente en poco tiempo el valor relativo de esas monedas».

 

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario