El arma definitiva de Trump para poner fin a la guerra del petróleo

Por: Simon Watkins

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump se enfrenta a crecientes llamadas de algunos senadores y congresistas estadounidenses para presionar a Arabia Saudita para que ponga fin a la guerra de precios del petróleo, con uno de su propio partido republicano – el senador Kevin Cramer – la semana pasada instándole a imponer un embargo a las importaciones de petróleo de Arabia Saudita, Rusia y otras naciones de la OPEP.

No es porque los productores de esquisto de EE.UU. no puedan lidiar con un entorno de precios de petróleo sostenido mucho más bajo como pueden. Es porque para hacer frente a este entorno, el gasto de capital tendrá que ser recortado a los tipos de ratios vistos la última vez que los saudíes intentaron lo mismo de 2014 a 2016. El sector del esquisto estadounidense ganó la última vez y ganará esta vez (junto con Rusia), pero entre bastidores, la Administración Presidencial de EE.UU. también está siendo avisada de que ya tiene el arma definitiva para hacer que Arabia Saudí ponga fin a la guerra del precio del petróleo en este momento, según entiende OilPrice.com a partir de fuentes legales en Washington.

El arma es el “Proyecto de Ley de la NOPEC”. El “NOPEC Bill Bomb” se refiere específicamente a la “Ley de Prohibición de Cárteles Productores y Exportadores de Petróleo” (NOPEC) que fue amenazada por última vez por los EE.UU. en octubre de 2018 cuando los saudíes permitieron que el precio del petróleo Brent se mantuviera por encima del nivel clave de 70 dólares por barril desde marzo. Todo precio sostenido del Brent por encima de los 70 dólares por barril fue -y es- considerado por la actual administración presidencial como un área en la que los beneficios para los productores de esquisto de los Estados Unidos de unos precios más altos son superados por el daño relativo causado a la economía de los Estados Unidos. Más concretamente, se estima que cada cambio de 10 dólares por barril en el precio del petróleo crudo da lugar a un cambio de entre el 25 y el 30% en el precio del galón de gasolina, y por cada céntimo que sube el precio medio del galón de gasolina, se pierden más de 1.000 millones de dólares anuales en gastos de consumo. Como dijo Bob McNally, el ex asesor de energía del ex presidente George W. Bush: “Pocas cosas aterrorizan más a un presidente americano que un pico en los precios del combustible [gasolina]”.

En cualquier año, estas son malas noticias para el presidente de Estados Unidos en ejercicio, pero en ese punto específico en 2018 cuando Estados Unidos (en marzo) estaba buscando reimponer sanciones a Irán sólo un par de meses después “parecía que los saudíes se estaban aprovechando de la posición de Estados Unidos, en lugar de ayudar a su aliado más importante”, como dijo una fuente legal de alto nivel con sede en Washington a Oil Price la semana pasada. “Llegó en un momento en que nos preocupaba de todos modos que los saudíes se estuvieran volviendo demasiado dependientes de Rusia debido a los acuerdos de la OPEP+ y que estuvieran escuchando demasiado su [consejo de Rusia]”, añadió. Con el precio del petróleo durante el período de marzo-octubre constantemente muy por encima de los 70 dólares por barril de Brent y en septiembre cotizaba a casi 85 dólares por barril y parecía que iba a subir, Trump advirtió al rey Salman de Arabia Saudita que: “No duraría en el poder por dos semanas sin el respaldo del ejército de los Estados Unidos”. Esta fue también la ocasión en que los sauditas fueron el resto del proyecto de ley de la NOPEC, según las fuentes jurídicas de Washington.

Concretamente, el proyecto de ley de la NOPEC haría ilegal poner un tope artificial a la producción de petróleo (y gas) o fijar los precios, como hacen la OPEP y Arabia Saudita. También funcionaría ahora como un truco muy limpio para impedir que Rusia resucite la OPEP+, en lugar de sólo la OPEP, ya que si lo hiciera entonces también se enfrentaría a las consecuencias del proyecto de ley NOPEC, una vez que se aprobara y se convirtiera en la Ley NOPEC. El proyecto de ley también eliminaría inmediatamente la inmunidad soberana que existe actualmente en los tribunales de los Estados Unidos para la OPEP como grupo y para todos y cada uno de sus Estados miembros individuales. Esto dejaría a Arabia Saudita, por ejemplo, abierta a ser demandada en virtud de la legislación antimonopolio existente en los Estados Unidos, siendo su responsabilidad total la de sus inversiones estimadas en 1 billón de dólares sólo en los Estados Unidos.

 Los Estados Unidos tendrían entonces el derecho legal de congelar todas las cuentas bancarias sauditas en los Estados Unidos, incautar sus activos en el país, detener todo uso de dólares estadounidenses por parte de los sauditas en cualquier parte del mundo (el petróleo, por supuesto, para empezar, está denominado en dólares estadounidenses), e ir tras Aramco y sus activos y fondos, ya que sigue siendo un vehículo de producción y comercio de propiedad mayoritariamente estatal. También significaría que se podría ordenar a Aramco que se dividiera en empresas más pequeñas y constitutivas que no se considera que violen las normas de competencia en los sectores del petróleo, el gas y la petroquímica o que influyan en el precio del petróleo.

Hasta hace poco tiempo, el proyecto de ley avanzaba a un ritmo constante en el sistema de los Estados Unidos y estuvo muy cerca de ser aprobado como ley antes de que Trump interviniera y lo vetara después de que los sauditas hicieran lo que les dijo que hicieran. En febrero del año pasado, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes aprobó la Ley NOPEC, que allanó el camino para la votación del proyecto de ley ante el pleno de la Cámara de Representantes. El mismo día, los demócratas Patrick Leahy y Amy Klobuchar y – lo más notable – dos republicanos, Chuck Grassley y Mike Lee, presentaron el proyecto de ley NOPEC al Senado. Incluso antes de esto, la plena aprobación del proyecto de ley sólo ha sido detenida por el Presidente. En 2007, el pleno de la Cámara de Representantes y el Senado aprobó la legislación de la NOPEC y fue aprobada de nuevo en 2008 por la Cámara. En cuanto a las opiniones presidenciales sobre el proyecto de ley, George W. Bush siempre amenazó con un veto y Barack Obama se opuso, pero Trump ha pasado de estar inicialmente en contra a ser mucho menos claro.

Aparte de las diversas amenazas al Rey Salman cada vez que los precios del petróleo se han acercado al nivel de 70 dólares de los EE.UU. por barril, y la creciente omni-toxicidad del Príncipe Heredero saudita Mohammed bin Salman –documentada aquí– Trump también, comprensiblemente, tiene un gran problema con la OPEP. Desde que Estados Unidos se retiró unilateralmente del Plan de Acción Integral Conjunto (acuerdo nuclear con Irán) en mayo de 2018, Trump ha considerado a la OPEP y a Arabia Saudita como “buscando aprovechar las limitaciones de suministro a corto plazo [en ese momento] que resultaron de los intentos de Estados Unidos de forzar a Irán a volver a la mesa de negociaciones para un mejor acuerdo para Estados Unidos imponiéndole sanciones”, según una de las fuentes legales con sede en Washington. Además de decirle al rey Salman de Arabia Saudita que él y su familia no estarían en el poder sin el apoyo de los Estados Unidos, lo cual es totalmente cierto, por cierto, Trump también culpó a la OPEP a través de Tweets por el aumento del precio del petróleo en varios meses en 2018. Él dijo: “Parece que la OPEP está en ello otra vez. Con cantidades récord de Petróleo en todo el lugar, incluyendo los barcos completamente cargados en el mar, los precios del Petróleo son artificialmente muy altos. ¡No es bueno y no será aceptado!” Más tarde añadió en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018 que la OPEP está “estafando al mundo”. Poco después de esto, Trump dijo a los periodistas cuando se le preguntó sobre el proyecto de ley NOPEC específicamente: “Estados Unidos está firmemente comprometido con mercados abiertos, justos y competitivos para el comercio mundial de energía. No apoyamos comportamientos que distorsionen el mercado, incluyendo los cárteles”. Quod erat demonstrandum.

Fuente: Oil Price

Deja una respuesta